En las últimas semanas, el número de casos de personas infectadas por el coronavirus (COVID-19) confirmados por la Secretaría de Salud del Gobierno de México ha ascendido a 118, por lo que se han extendido recomendaciones para evitar la propagación de esta enfermedad. 

De acuerdo con Hugo López-Gatell, subsecretario de prevención y promoción de la salud, presentó la Jornada Nacional de Sana Distancia, que comprende desde el 23 de marzo hasta el 19 de abril. Esta se resume en los siguientes puntos: 

  1. Mantener las medidas básicas de prevención.
  2. Suspensión temporal de actividades no esenciales. 
  3. Reprogramación de eventos de concentración masiva (mayores a 5 mil personas).
  4. Protección y cuidado de las personas adultas mayores (el demográfico más vulnerable ante esta situación).

De esta manera, algunas empresas han empezado a implementar el trabajo remoto o home office en México como medida de prevención y seguridad para sus empleados, instándolos a que se queden en casa y continúen con su rutina laboral. 

Aquí te presentamos unos tips para que esta temporada te prepares para ser igual de productivo que en la oficina.

Mantén tu rutina

Por lo general, las personas se preparan por las mañanas para ir al trabajo, tomando una ducha, vistiéndose y arreglándose. Para trabajar en casa es recomendable hacer lo mismo, lo que te preparará física y mentalmente para cualquier eventualidad y te ayudará a mantener tu productividad como si salieras a la calle. Además, asegúrate de alimentarte y beber agua a tus horas habituales para evitar un desbalance en tu sistema. 

Prepara tu área de trabajo

Aún cuando estés en casa, es necesario que designes un área especial para que realices tu trabajo. Esta puede ser una habitación acondicionada temporalmente o bien, un estudio personal permanente que sirva para seguir trabajando desde casa en un futuro. 

Lo importante de esto es que en este lugar tengas todo lo necesario para trabajar: energía eléctrica, buena iluminación, conexión a internet activa y una ventilación adecuada para evitar que el aire se vicie y se contamine. Y procura que siempre esté limpio y ordenado. 

Recuerda que este espacio debe cumplir con las mismas funciones de tu oficina, no debe ser demasiado cómodo de manera que olvides cumplir con tus metas laborales. Evita trabajar en la sala, en el comedor, o en áreas transitadas por las personas con las que vives. 

Además, busca una silla que te permita realizar tu trabajo sin incomodarte por largas horas. No optes por sillones o tu cama, pues te generará una mala postura que puede causarte alguna contractura en el cuello o la espalda y disminuir tu productividad. 

No te distraigas 

Para trabajar necesitas estar concentrado, así que procura crear un ambiente óptimo, sin distracciones. Si no es necesario, apaga la televisión y no pongas el volumen muy alto de tu música. 

También evita el uso prolongado de tu teléfono inteligente, las redes sociales o cualquier otra interacción fuera de tu ambiente laboral.

Habla con las personas con las que vives

Deja claro a las personas con las que vives, tu familia, tu pareja o tu roomie, que, aunque estés en casa, estás trabajando, de manera que no deben interrumpirte en tus actividades.

Separa tus actividades laborales de las domésticas, para que no ocupes tiempo de tu trabajo haciendo los quehaceres de la casa y viceversa. No dediques las 24 horas de tu día a atender asuntos laborales como, escribir correos electrónicos, contestar llamadas, hablar con clientes y proveedores, etc.

Si tienes hijos que, por las mismas razones se tienen que quedar en casa, sin asistir a la escuela, asegúrate de que ellos también se mantengan ocupados realizando sus tareas o entreteniéndose con alguna actividad, a fin de que no te distraigan.

De esta manera, te aseguras de cumplir con tu trabajo y tener tiempo disponible para tu familia y hogar sin descuidar uno u otro.

Organiza tu jornada laboral

Es importante que recuerdes que así como tienes un horario en la oficina, también debes tener un horario específico para trabajar en casa. De esta forma, organiza tu jornada, listando las actividades que debes cubrir durante el día y recuerda siempre cuáles son tus prioridades conforme a los objetivos de la empresa.

Evita trabajar fuera de los horarios establecidos para que no se vuelva un mal hábito y volverte disperso en tus metas y objetivos laborales. Incluso puedes establecer pequeñas pausas para tomar un descanso durante tu jornada, ir al baño, tomar un snack y así evitarte el estrés. 

Además no olvides mantenerte en contacto con tu equipo de trabajo, ya sean jefes o colegas. Reportate siempre que sea necesario y mantente pendiente de los medios acordados para entablar comunicación, whatsapp, slack, correo electrónico, etc.

Disfruta el momento

Por último, ve el lado positivo de esta situación, según OCC Mundial, esta modalidad de trabajo permite un ahorro en traslados de hasta 39 mil pesos anuales, así como 590 horas en trasporte público que puedes aprovechar para, descansar, hacer ejercicio o cualquier otra actividad de tu interés. 

El home office es parte del futuro del ámbito laboral. Actualmente México ocupa el tercer lugar en América Latina con mayor número de personas que trabajan desde casa, lo que se traduce como un 57% de empresas mexicanas que laboran bajo esta modalidad y se espera que al finalizar este año, ascienda al 80%.

Algunos de los beneficios que se han observado desde su primer implementación nacional en 2018, son el mejoramiento del ánimo de los colaboradores, lo que repercute en un ambiente laboral más agradable, además del incremento en la productividad.

Fuentes: